Un hito en la divulgación del conocimiento - Congreso Futuro

Un hito en la divulgación del conocimiento

Más de 70 expositores internacionales y nacionales se presentaron la semana pasada en el evento científico más importante de Latinoamérica.
«La evaluación es más que positiva, superó las expectativas que teníamos. Quienes asistieron, destaca evento único en el mundo, donde se trataron temas de diversa índole, como democracia, nutrición, inteligencia artificial, calentamiento global y muchas otras disciplinas’, resume el senador Guido Girardi, presidente de la comisión Desafíos del Futuro, Ciencia, Tecnología e Innovación del Senado, impulsora del Congreso Futuro 2020 ‘Ideas para un nuevo mundo’, que se desarrolló la semana pasada, entre el lunes 13 y viernes 17, con 79 expositores de renombre internacional y nacional.

Aunque el contexto social que vive el país obligó a modificar el cronograma inicial, la actividad que va en su novena edición y que prácticamente se ha transformado en una ‘marca país’, demostró ser el principal punto de encuentro de divulgación de conocimiento. Fueron 25 mil las personas que pudieron asistir de forma gratuita y que en dos días agotaron los cupos. Preliminarmente, se conectaron más de un millón y medio de personas, y aún falta consolidar todos los datos. ‘El año pasado 40.000 personas asistieron de forma presencial durante cinco días y en un lugar más grande. Esta vez hubo un espacio más pequeño con capacidad para 600 personas y eliminamos el día futurista, enfocado en los niños. Muchos nos dijeron que no lo hiciéramos pero creo que era necesario. Y no nos equivocamos, porque finalmente los temas tratados fueron de interés’, añade Girardi. Coincide la senadora Carolina Goic, indicando que se ha consolidado una marca ‘que surge desde el Senado.

Lo que es sumamente relevante en un momento en que la política está tan desprestigiada. Se logró hacer una conexión bien valiosa y hay que ver cómo ligar su impacto a lo que estamos haciendo’, explica. A juicio de Nicolás Fernández, director ejecutivo de la Fundación Congreso Futuro, entidad que está detrás de la organización del evento, una de las claves del éxito está en que hace dos años la actividad mutó su concepto de divulgación científica a uno de conocimiento. ‘Eso implicó ampliarnos, sumar arte y cultura como parte de la oferta de contenido, una propuesta de charlas más en el estilo de las charlas TED, y la composición del público se volvió plural: ya no sólo eran estudiantes o ejecutivos, sino también dueñas de casa o trabajadores sin estudios’, comenta. Claudio Hetz, director del Instituto Milenio de Neurociencia Biomédica de la U. de Chile, añade que esta instancia se ha profesionalizado a tal nivel en producción y tecnología, ‘que puede compararse con eventos masivos de talla internacional. Y los invitados no son sólo profesionales destacados mundialmente -grandes referentes y premios Nobel-, sino que también son agentes de cambio conectados con la realidad social, que generan un impacto en el mundo económico muy fuerte’.

De ahí que se ha hecho una buena conexión entre los temas propuestos y lo que buscan los asistentes. No por nada las charlas que agotaron sus cupos más rápidamente se relacionaron con el feminismo (Chimamanda Ngozi), cambio climático y derecho, que estuvo a cargo de la expresidenta de Irlanda, Mary Robison, o la presencia de dos premios Nobel, Frances Arnold (Química) y Donna Strickland (Física). ‘Uno de los atributos del Congreso es que ha sabido anticiparse a las multicrisis que vive el planeta, como el calentamiento global, las redes sociales y los impactos que los datos están generando en las instituciones y la democracia, la desigualdad y pobreza. Este año sumamos condimentos’ especiales, como la crisis post capitalismo, entre otros’, detalla Girardi.

Pedro Maldonado, investigador del Instituto Milenio de Neurociencia Biomédica de la Universidad de Chile, destaca ‘la creciente incorporación de todas las ciencias en la discusión, no sólo las ciencias naturales, y que sus conversaciones lleguen a un espacio más grande que nuestra capital -ya que también hubo actividades en siete regiones del país-, logrando un importante alcance. Ha podido posicionar la ciencia en lo cotidiano y ha acercado a los científicos y sus trabajos al público en general’, detalla. De hecho, Figueroa indica que de las más de 1.500.000 de las visitas online, 10% corresponde a visualizaciones fuera de Chile. ‘Parece pequeño, pero es sumamente significativo que nos estén mirando de otras partes del mundo porque uno piensa que se tratan temas muy locales, pero la verdad es que les importa a todos’, detalla.

Mayor debate

Una de las grandes evoluciones que ha tenido el Congreso ha sido su capacidad para generar debate, debido a lo multidisciplinario de sus invitados y marcar pauta. ‘La idea del Congreso es tratar de generar una nueva conversación con más gente, y creo que esa es su principal fortaleza.

Trae a la ciudadanía debates que no necesariamente son tan abiertos o tan democráticamente compartidos. Por lo pronto, en las anteriores revisiones, cuando se ha hablado de temas de calentamiento global, el desarrollo de la ciencia para la nanotecnología o automatización, han tenido un nivel de reproducción y de vinculación con la ciudadanía de especial relevancia’, indica Lucía Dammert, experta en seguridad pública, académica de la Usach y expositora del encuentro.

De hecho, desde Roche afirman que se ha transformado en un espacio para poder discutir los temas, ‘que se pongan en la agenda y, a partir de ese diálogo, contribuir en la construcción de políticas públicas’. Si bien afirman que son muchos los desafíos que quedan por delante, la senadora Goic señala uno como prioritario: ‘Para la décima versión, lo que se nos viene es fortalecer el Congreso en regiones, de manera que nos permita impactar en áreas de forma local, y generar proyectos de trabajo en común’.