Big data, el instrumento clave para conducir hacia una revolución en el cuidado personalizado en salud - Congreso Futuro

Big data, el instrumento clave para conducir hacia una revolución en el cuidado personalizado en salud

Invitado a nuestro país para participar de la IX versión del Congreso Futuro, el científico y profesor de Harvard John Quackenbush expuso en el panel «Sanar», donde aseguró que el éxito de los diagnósticos avanzados, medicamentos novedosos y nuevas tecnologías, está estrictamente relacionado con una mayor disponibilidad de data sólida de pacientes a nivel mundial.

El martes 14 de enero, con una asistencia que prácticamente colmó el Teatro Oriente, en la comuna de Providencia, se realizó uno de los paneles más atractivos del Congreso Futuro 2020. ‘Sanar’ fue el nombre de este bloque, en donde reconocidos académicos e investigadores abordaron los desafíos que impone la batalla contra las enfermedades, muchas de ellas resistentes y degenerativas.

En ese marco, el destacado profesor estadounidense de Harvard y especialista en big data, John Quackenbush, abordó un cruce esencial en la medicina moderna, la que demanda tratamientos cada vez más personalizados: el uso de datos y su importancia para desentrañar el funcionamiento biológico de las enfermedades en poblaciones específicas y en individuos. ‘Hoy tenemos acceso a una cantidad de datos sin precedente; el desafío es comprenderlos e interpretarlos’, señaló Quackenbush.

De seguro la participación de Quackenbush en el Congreso Futuro 2020 quedará en la retina como uno de los hitos de la novena versión de este encuentro. Doctor en Física Teórica de formación, es Profesor de Biología Computacional y Bioinformática y Presidente del Departamento de Bioestadística de la Escuela de Salud Pública Harvard TH Chan, y Profesor del Instituto de Cáncer Dana-Farber.

En su exposición, este científico del genoma planteó que ‘la importancia del big data, aplicado a la medicina de precisión, es que -a la larga- disminuye los costos del tratamiento, porque podemos identificar uno que realmente va a ser efectivo y no otro, que implica mayores gastos’, en directa alusión a la relevancia de transformar los sistemas de salud actuales por el cuidado médico personalizado basado en el uso de datos de pacientes. En esa línea, Antonio da Silva, gerente general de Roche Chile, complementó: ‘Diagnósticos avanzados, medicamentos novedosos específicos y tecnologías de salud digital, son la base de la atención médica personalizada.

Los datos de salud tienen el potencial de traer un impacto significativo de cómo las decisiones en salud son tomadas y hacer modelos innovadores y más sostenibles para la sociedad en general, impactando positivamente la vida de los pacientes que las necesitan’. Estos datos sirven también a investigadores y laboratorios para impulsar una I+D+i más específica y eficiente; a proveedores de atención médica, para que puedan ofrecer una atención más personalizada, y a pacientes, para empoderarlos a lo largo de toda su ruta de atención. ‘Estamos convencidos que la medicina personalizada permitirá el desarrollo de sistemas de salud con mejores resultados clínicos y eficiencia que se traducirá en mayor calidad de vida para los pacientes de nuestro país.

Por ello, el rol de la innovación es fundamental. Un diagnóstico preciso y oportuno permite llegar a un tratamiento a la medida que entrega certezas no solo al cuerpo médico y al paciente, sino también al entorno de éste y por supuesto al sistema de salud’, afirmó Antonio da Silva. Al momento de visualizar la importancia de los datos en el avance de la medicina personalizada, el desafío de la construcción de un ecosistema que impulse esta revolución médica asoma como fundamental.

John Quackenbush explica el punto: ‘Entonces, si pensamos en este universo, el ecosistema que está compartiendo datos, realmente queremos crear un entorno donde todos veamos un beneficio de esto, y donde la sociedad en general se beneficie de ello. Entonces, si tuviera que alentar a las personas aquí en Chile a pensar en algo, es pensar en crear este tipo de entorno donde cada uno de nosotros comparta nuestros datos para el mayor beneficio de todos’. El científico agrega: ‘Al final del día, queremos ofrecer la mejor calidad de atención a los pacientes.

Queremos ayudar a los médicos a llegar a mejores decisiones, pero necesitamos apoyar a los científicos de las universidades y de las compañías farmacéuticas para que encuentren el mejor tratamiento, y eso dependerá de los datos. En última instancia, si se usan, dependerá de si el hospital puede implementar esto de manera eficiente. Y al final del día, el gobierno debía determinar cómo pagarlo’.